Corsair Carbide Quiet 600Q – Análisis

No nos engañemos, no a todo el mundo le gustan las luces, los colores o líneas llamativas en su ordenador y tienen la necesidad de usar el PC solo para jugar.

¿Pero eso significa que no busquen diseño y prestaciones en su nuevo ordenador?

Corsair cree que no, y así no lo demostró en 2015 con un chasis que sigue estando al día a nivel de prestaciones y diseño y no ha parado su stock ni venta desde entonces.

La Carbide 600Q en la época que no todo eran las RGB Corsair trajo un concepto fresco, que aunque no novedoso, rompía con la línea de por entonces y actual de las cajas de PC, ofreciendo un PC invertido, con líneas simples y diseño sobrio y características tales como ser un chasis silencioso.

Esto es benchmarkhardware.com y veamos que sigue ofreciendo Corsair entre sus líneas de producto de Carbide, fuera de las novedades más reciente.

La 600Q de Corsair, posiblemente sea la caja más anodina que te puedes encontrar actualmente en el mercado, pero su magia como las cosas buenas, viene de su interior y los detalles. Bien es cierto que esta misma versión fue presentada con ventana, que le da un toque más elegante o llamativo, pero pierde el hándicap de silenciosa como es el caso de la torre que traemos en review.

 La Carbide 600Q para ser una torre ATX es atípica en varios sentidos no solo por estar invertida literalmente. La fuente la entraremos en la parte superior, separada del resto del equipo por un PSU cover completo, y toda la orientación de nuestro hardware lo tendremos de cabeza abajo, sino que además, sus dimensiones son más grandes de lo que podemos llegar estar acostumbrados, siendo más profunda y alta, con unas dimensiones de 454x260x535 mm

Acerca de que la caja esta inversa, se podría crear un amplio debate, sobre si trae beneficios o no y sobre cómo este giro afecta directamente al flujo, al encontrarnos en la parte superior la fuente de alimentación y tener que forzar el aire caliente a salir por abajo. Lo que, si no tiene margen de disputa, el problema e incluso TOC que nos puede dar ver todo nuestro hardware invertido. Cabe pensar que tanto la placa base, como los disipadores e incluso la propia gráfica, su estética está pensada en la posición más convencional y con la 600Q al igual que con cualquier caja invertida, tendremos entre otras todos los logos cabeza abajo.

Pero veamos con más detalle esta caja.

Por su parte exterior, tanto en el  frontal como la superior, la caja está terminada en plástico en color oscuro y listo, la botonera, en vez encontrarla en el frontal como cabía esperar, la tendremos en la parte superior, donde ofrece 4 USBs, conectores Jack 3.5 de entrada y de salida como el botón de power. Al tratarse de una torre “silent” los ventiladores de serie, vendrán conectado a un switch de 3 posiciones para controlar su velocidad y por partida, su sonoridad.

En frontal, será totalmente cerrado, únicamente con dos amplias y grandes aperturas laterales para la entrada o salida de aire al interior del chasis, línea muy lisa rota solo por la tapa superior que esconde una doble bahía de 5 ¼; de la cual ya podemos apreciar el revestimiento de material anti-acústico, que tendremos en todo el interior de la propia caja.

Este material que lo encontraremos tanto en todo frontal como en ambas tapas laterales, absorberán en gran medida las vibraciones, así como decibelios que nuestro equipo desprenda.

Esto, en cierta medida, le da pie como en todas las cajas de enfoque silenciosa, a una menor maniobrabilidad a lo que refrigeración se refiere, pero sinceramente y aun estando en entredicho el diseño invertido de la caja.
La Corsair Carbide 600Q nos da pie a llenarla de ventiladores, si así lo creemos conveniente, incluso radiadores. Dado que tanto el frontal como su parte inferior es compatible con radiadores de 360mm o lo que viene siendo 3 ventiladores de 120 o 140mm por lado.

Su estructura interior, desde el frontal hasta la parte posterior no tendremos ningún tipo de obstáculo, hasta llegar a fondo donde tendremos otro ventilador, ojo solo vienen 2 integrados en caja uno frontal y el trasero, dado que tanto los SSD como discos duros, lo podremos almacenar fuera de la vista de curiosos bajo la tapa del PSU cover emplazado en su parte superior y tras la placa base, dando cabida a 3 SSD y 2 discos mecánicos.

El tamaño de la fuente es estándar y tendremos sitio de sobra para almacenar y recoger nuestro cableado sea o no nuestra fuente modular, dado que la al ser tan ancha y ese extra de alta, da espacio de sobra para un muy buen cable management.

 

 

 

Corsair Carbride 600Q

Precio
Diseño
Calidad
Refrigeracion
Prestaciones y conectividad