Windows 10 desinstalará automáticamente las actualizaciones problemáticas

La semana pasada os hablábamos de cómo Windows 10 había tenido problemas con una nueva actualización. Este hecho ya parece algo común en Windows, ya que han sido varias actualizaciones que han provocado fallos y daños al ser instaladas.

Para ayudar a los usuarios afectados de casos como fue el de la update KB4482887 o en la Windows 10 Spring Update. Windows quiere facilitar a los usuarios la solución más práctica cuando una update falla, es decir desinstalar dicha actualización.

La solución de Windows

Aunque Microsoft prueba cada actualización antes en búsqueda de fallos con los Insiders y los fabricantes OEM, las actualizaciones fallidas siguen ocurriendo. Es por ello que han buscado una manera de poder ayudar a los usuarios que hayan instalado una actualización que les genera errores.

La solución más eficaz contra una update errónea es desinstalar del equipo, pero no todos los usuarios saben hacer esto. Por ello Microsoft a partir de ahora desinstalara automáticamente las updates que den fallos en los sistemas Windows 10.

Ocasionalmente, estas actualizaciones pueden fallar, si su dispositivo se ha recuperado recientemente de un error al iniciarse, recibirá esta notificación: Eliminamos algunas actualizaciones instaladas recientemente para recuperar su dispositivo de un error de inicio. Si Windows detecta esto, intentará resolver el fallo desinstalando las actualizaciones instaladas recientemente. Esto solo se hace cuando todos los otros intentos de recuperación automática no han tenido éxito.

Además de este sistema de desinstalación automática de actualizaciones erróneas, Microsoft ha ideado otra solución. Y es que Windows no instalará ninguna actualización automáticamente problemática durante los próximos 30 días.

Esto nos dará a Microsoft y nuestros socios la oportunidad de poder investigar el fallo y solucionar cualquier problema. Después de 30 días Windows volverá a intentara instalar las actualizaciones.

Este nuevo sistema aunque no evitará las actualizaciones problemáticas de Windows, permitirá a muchos usuarios una solución fácil sin tener que configurar nada manualmente.

Windows 10 desinstalará automáticamente las actualizaciones problemáticas