Gigabyte Z97X Gaming G1 – Análisis

Teniendo ya con nosotros la sexta generación de Intel y con ella el chipset Z170, que os hablaremos de ellos en próximos videos, su actual precio y prestaciones, hacen que a día de hoy, mucho usuarios sigan teniendo en mente la generación anterior, ya no solo por sus prestaciones, si no por su mejoría en el precio, si lo que buscamos es una actualización. Por ello en este nuevo video review, os queremos hablar una placa base aún con tirada en el mercado, y algo a tener en cuenta para tu próxima actualización o compra.

Hablamos de la placa base Z97X Gaming G1 de la taiwanesas Gigabyte….

Siendo concientes que es un modelo y una tecnología ya asentada en nuestro mercado y que actualmente la marca, desea empujar hacía la nueva serie. La serie z97 sigue siendo una buena opción para muchos usuarios, sobre todo, para aquellos que busquen hacer una mejoría a su equipo y dar un salto de generaciones pasadas, sin desembolsar o tener que comprarse un PC totalmente nuevo. Por ello os hablamos de esta placa base de GIGABYTE, que aunque en su momento era considerada de las más altas en su gama, actualmente podemos encontrar a un precio más que razonable.

La Z97x Gaming G1 ofrece un diseño negro con detalles en rojo y lo primero que llama la atención de ella, son sus grandes disipadores que están construidos en aluminio y constan de dos secciones, diferenciadas. La primera sección, la superior, será la encargado del refrigerar las fases y la segunda la inferior del Chipset y el controlador adicional del PCie, marcado con la palabra G1 Gaming, controlador el cual, será el encargado de hacer trabajar a los 7 PCie que nos brinda esta placa, con el PLX PEX8747 haciendo posible sus configuraciones optimas para Quad SLI/Crossfire moviendo así sus 16 canales de procesamiento PCIe, cosa que por el momento, si nos hace pensar, que estamos ante un producto pensado y enfocado al jugar mas entusiasta.

Adentrándonos al detalle, con lo que nos ofrece la Z97X Gaming G1, comenzamos por las 4 ranuras para memoria DDR3, dispuestas en dos grupos de colores, para que nos sean mas fácil la disposición para las memorias en Dual Channel, memorias que serán compatibles con frecuencias de 800 a 1600Mhz en nominal y hasta 3200 con OC, teniendo un total de 32GB de capacidad total.

Junto a las memorias y el reconocible botón de Power rojo integrado, encontraremos algo ya muy común en la mayoría de placas base de la marca, heredado de su gama de Overclocking, son las conexiones directas a PCB para que los mas entusiastas puedan tomar sus mediciones de voltajes durante sus sesiones de OC, por lo que aún siendo una placa enfocado al Gamer, esto no significa que no de cierto campo libre a otra clase de usuarios y usos mas exigentes.

Junto a los ya mencionado PCIe, la Gaming G1 de Gigabyte, posiciona y de forma aislada del resto de la PCB para evitar interferencias, el procesador de audio quad core, de la mano de Creative, por lo que no hablamos de un audio integrado cualquier y por ello Gigabyte hace tanto hincapié en este apartado, dado que su procesador de audio, los capacitadores operacionales, junto sus condensadores Nichicon, son de alta calidad y así nos ahorran a nivel de juegos, la necesidad de un tarjeta de audio opcional, siempre y cuando nos seamos audiofilos.

Otra característica por lo que esta placa Si, puede estar dentro de la gamas enfocadas al jugador, la encontramos junto al propio audio y es su controladora de red, que en vez de usar la mas común y extendida Realtake, incorpora la nueva Killer e2201, controladora que es sinónimo de Gaming, pero esto no es el único ofrecido por Gigabyte dado que también tendremos la opción de usar el adicional, propietario de Intel.

Hablando de conexiones, además de los puertos ya comunes en placa para USB3, multitud de ventiladores adicionales y las conexiones de encendido, podremos optar por usar uno de sus 10 puertos SATA distribuidos 4 bajo el Intel Z97 junto el Sata Express y otros 4 más de 6Gb bajo la controladora Mavell, teniendo los de Intel, el soporte para Raid.

Algo ya común en la mayoría de placas de gama media media/alta, es encontrar la Dual Bios, por si trasteando, se nos va la mano, no perder la placa en el intento.

Sobre conexiones, no podíamos dejar las de panel de E/S, que tendremos con él:

  • 1 x HDMI;
  • 1 x DVI-I;
  • 1 x DisplayPort;
  • 2 x LAN (RJ45);
  • 6 x USB 3.0;
  • 2 x USB 2.0;
  • 1 x PS / 2 (teclado o el ratón);
  • 1 x entrada optica
  • De 5 x jacks de audio

A simple vista y si vemos los elementos por seprado que nos ofrece la Gigabyte Gaming G1 con el chipset Z97, no ofrece nada nuevo que no veamos en otras de sus placas, tanto la tarjeta de audio, su separación del PCB, su configuración o el uso de la tarjeta de red Killer, todo esto obviamente viéndolo por separado, pero valorando esta placa en su conjunto y tras las pruebas de uso en entorno real que le hemos dado, auna no solo un rendimiento general bueno, si no que gracias a cosas como su mejora en las fases, nos ofrece un estabilidad muy deseable, inclusive bajo OC, cosa que nos permitió realizar sin problema, incluso mejor que la anterior analizada Black Editión. Su software de gestión, o su bios, tampoco ofrece ninguna novedad, pero si algo funciona, mejor no tocarlo y es lo que han hecho.

Por el resto y teniendo ya encima la nueva serie Z170, nosotros nos vamos a centrar en ella, pero si buscas actualizar, cambiar op mirar de ahorrar unos euros, ten en cuenta esta placa base.

Gigabyte Z97X Gaming G1

Diseño
Prestaciones
Software
Rendimiento
Precio
Estabilidad